El retorno de Manonegra

Un encuentro congelador

Primón 13 del 2274 CH – Época octava

Luego del fuego la cofradía entra de nuevo al bosque profundo donde Thalia la generosa cura a sus compañeros heridos en batalla por los orcos, al estar consciente y de pie, Thyrion pide que le cuenten lo que paso después de haber caído a poco de su muerte. Al escuchar el relato contado por sus compañeros enfrenta a Oxyther por sus acciones en batalla, es cuando aquí y por la respuesta de su compañero decide enfrentarlo en batalla ya que la larga cadena de sucesos y acciones tomadas por el clérigo lo que hacen que el druida entre en furia al combate. Luego de la larga batalla enfrentada dentro de la cofradía y a pesar del intento fallido por Thalia y Maleus de parar el combate entre compañeros Oxyther muere en combate por la bestia invocada por Thyrion.
Al cabo de varios ciclos a la espera de que el fuego apacigüe su furia en contra de la llanura, la reducida cofradía decide entrar de nuevo en lo que quedaba de la bella llanura que ahora era una tierra desolada y carbonizada. Al tratar de localizar de nuevo el campamento orco pasan alrededor de medio ciclo. Al encontrarlo e investigar los cadáveres de los orcos a medio cocinar encuentran un poco de oro, armas y un nuevo logo de una mano estampada, Thyrion degolló la cabeza del orco que casi acaba con su vida para tener el recuerdo de que no debe subestimar la fuerza bruta de esta raza.
Luego de ver que no obtenían más riquezas de lo que quedaban del campamento orco, la cofradía decide ir al campamento drow para entregar la poca información que obtuvieron del bosque profundo y su extraño evento que sucedió dentro de su dominio. Al cabo de medio ciclo caminando por lo que antes era una llanura Chay y Thyrion logran ver lo que al parecer era un águila normal a la distancia, al hacerle una señal ella logra avistar a la magnífica ave que sorprendió al grupo por su inmenso tamaño, Thyrion al querer entablar comunicación con dicha bestia conjura un hechizo en vano ya que ella podía entender el idioma común, por lo que la cofradía aprovecha la oportunidad de obtener información acerca de la criatura y del bosque profundo. Arondel al escuchar a la magnífica bestia decide pedirle que la acompañe en sus aventuras ella que toma el nombre en común de sol radiante le dice que es digna de compartir y darle más que la bienvenida a la manada de las suyas para aprender y convivir con ellas, fascinada con la noticia acepta sin pensarlo dos veces por lo que sol radiante primero decide ayudar al resto de sus compañeros al llevarlos con la guardiana del bosque para brindarnos algo de ayuda para la misión. Al escuchar esto el Rojo petirrojo decide que quiere acompañar al sol radiante en busca de la guardiana, el águila acepta su pedido y empiezan la travesía por lo alto del bosque.
Al estar en vuelo el gnomo alcanza a ver el vasto bosque en el que se adentraron pocos ciclos atrás, mientras se dirigían al corazón del este tanto rojo como sol quedaron atónitos pues la mayoría del bosque ahora era un extenso mar blanco de hielo. Cuando el águila reconoce donde debería estar la guardiana queda sorprendido ya que se alzaba una torre de hielo de más o menos cien pies de alto. Impresionados con dicha edificación deciden echar un vistazo dentro de la estructura para buscar información de la guardiana del bosque. Sol radiante con la aprobación del gnomo decide dejarlo en lo alto de la torre ya que era más sencillo buscar desde tierra que desde aire. Desafortunadamente para rojo solo basto de un lapso tan pequeño de tiempo para que se viera envuelto por las habilidades de un canto cautivador de la fata que de ahora en adelante gobernaba el gélido bosque donde se encontraba.
Envuelto e inconsciente de sus actos nuestro pequeño amigo empieza su descenso por la torre hasta llegar al suelo blanco donde se encontraría con una criatura tan blanca como la nieve y con una de las presencias más cautivadoras y coquetas que en lo poco que recordaba de su vida hasta ese punto había visto jamás. Al paso de un rato y al verse liberado de su cautivadora melodía recobra conciencia solo para verse envuelto y atrapado por el hielo, claro está que ella empezaría su interrogatorio y así descubrir las intenciones que traían al pequeño gnomo a sus aposentos.

11700924_10153403146228559_432775611091855888_n.jpg

Sin más remedio que contarle la verdad empezó su historia desde la toma de Zarquitania la “inexpugnable” hasta el contrato firmado por los drow de averiguar lo que sucedía en el bosque profundo, la hija del viento gélido al escuchar su historia le pide que traiga de nuevo al águila que lo llevo hasta este lugar, al saber que su vida dependía de hacer lo que ella pidiera no tuvo más remedio que hacer la señal para que su nuevo amigo descendiera, y así lo hizo solo para verse envuelto en el mismo canto que tenía al gnomo en esta posición. Al cabo de minutos ya no solo era el gnomo que estaba atrapado por la belleza del hielo, sino también la majestuosa ave, ya el interrogatorio era para las dos criaturas indefensas atrapados en el bosque helado.
Con el paso de las preguntas la fata describía cada vez más sus intenciones en la superficie, las cuales solo indicaban un noxante eterno, al terminar con todas las preguntas que tenía para los compañeros aun no decidía si perdonarle la vida a nuestro pequeño amigo gnomo, así esté buscando una manera de sobrevivir decidió poner en pago su vida por la información de un troll el cual había herido en un secmón atrás a la fata, ella con la intriga de que si pudiera ser de utilidad decide llamar a uno de sus sirvientes para que le ayude a determinar si la osadía de este pequeño y sus compañeros le podría servir de ayuda para dicha misión. Por fortuna el pícaro fue sabio al contarle gran parte de la verdad y así salvar su pellejo por esta vez ya que todo salió como lo esperaba, eso era lo que pensaba cuando la fata empezó a describir la última localización de dichas criaturas y su fisionomía. Por ultimo rojo trato de persuadir las condiciones del negocio con transporte y equipo, lo cual solo sirvió para perder una de sus armas y ganar 8 corceles que servirían para agilizar el viaje de la cofradía.
Luego de esperar en el lugar acordado por los corceles decidió emprender el viaje en donde sus compañeros aguardaban con desesperación noticias del sol radiante o de su pequeño amigo.

Mientras ocurría esto en el bosque profundo, en la llanura después del segundo ciclo y con la impaciencia del resto de la cofradía avistan a un jinete con armadura del cual sospecharon por unos instantes que podía ser peligroso, cosa que acabo cuando mostro su fervor por su dios Kefhos con su respuesta de “alto y firme” apaciguó las sospechas del grupo y cambiando un poco de palabras se unió a nuestros queridos compañeros en sus largas travesías. Denethor como se presentó al grupo es un caballero en un corcel de guerra pesado blanco como la nieve, en su corcel lleva una lanza de caballería roja y negra y en su espalda una hacha, siempre dispuesto a la batalla y en busca de grandes recompensas.
Luego de un ciclo más logran avistar a lo lejos una pequeña manada de caballos y encima de uno lo que parece ser una criatura, termina siendo el rojo petirrojo que al llegar a donde sus compañeros les cuenta lo sucedido dentro del bosque y les pide su ayuda para localizar a los trolls, toda la cofradía está dispuesta a ayudarlo en esta travesía. Luego de discutir si ir al campamento de los drow o dirigirse directamente al bosque, prefieren ir a cobrar la recompensa prometida por los drow antes de embarcarse en el bosque profundo por segunda vez.
Solo Arondel y denethor se quedan a un ciclo de distancia del campamento, ya que podrían arriesgar su libertad si se acercasen lo suficiente. Al cabo de alrededor tres ciclos y toda la recompensa cobrada se disponen a volver todos juntos al bosque y seguir las pistas que la fata le recomendó al pequeño gnomo seguir.
Una vez allí se encontraron con lo que arondel encontró antes de unirse a la cofradía, unas casas en los árboles, y criaturas congeladas por doquier, al cabo de un rato y gracias al druida y el explorador se encontró un pequeño rastro que seguía un camino serpenteante de unas huellas y picos helados que al final llegaban a un valle congelado dentro del bosque, este peculiar valle mostraba una diferencia en el hielo que cubría una parte de la superficies en forma circular y de unos 15 metros de profundidad. Como unica pista del lugar este grupo de aventureros deciden abrirse paso por el hielo para identificar el porqué de esta nueva formación helada.

Comments

jogike jogike

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.